Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /usr/home/fundacionfirstteam.org/web/wp/wp-includes/widgets.php on line 546 ¿Son necesarios los castings? – Fundación Internacional firstteam

Blog

¿Son necesarios los castings?


Los castings no deberían hacerse para los actores que han hecho más de tres protagonistas ni para los actores que su trabajo ha convencido al director a través de su video-book, en cortometrajes o en TV. Los castings sirven para descubrir a actores de teatro o actores jóvenes que no tienen experiencia de trabajar delante de la cámara. Es para ellos una oportunidad de que les conozcan trabajando, así que tienen que haber trabajado antes delante de la cámara sin miedo a equivocarse para poder dar lo mejor de sí mismos. La formación en Interpretación cinematográfica es el único camino para poder investigar lo que funciona y lo que no.


Los castings acostumbran a ser un proceso doloroso. Para preparar un personaje, un actor trabaja durante horas para memorizar el texto, para descubrir su función en el guión, elegir el deseo del personaje y entender el conflicto planteado en la escena. Los castings no son eficaces para ver la calidad de un actor porque el actor lo prepara sin sentir la libertad en crear un personaje, sin la información necesaria para imaginar el personaje en la dirección útil.

La imaginación del actor no estará libre porque sientes la presión enorme de convencer a los que están en la sala de casting para conseguir el trabajo, del que muchas veces tu familia depende, sino que además necesitas éxito en cada casting para probar a tu agente y al director de casting que eres buen actor. La calidad del actor se mide por la cantidad de resultados positivos en el casting, es decir, en cantidad de llamadas de trabajo, en vez de su calidad al trabajar. Sin embargo, cada vez es más frecuente actuar con el director de casting leyendo el texto del otro actor y con un móvil en la mano en vez de una cámara para filmarte. Es un proceso injusto para el actor, sin ninguna empatía por el proceso, quizás no por malicia, sino lo que es peor, por ignorancia. Demasiados actores para tan pocos trabajos. Demasiada gente no preparada haciendo cine y televisión. Demasiados proyectos hechos aprisa, sin convicción.

Si no hay criterios de calidad para las sesiones de casting, tampoco los directores tienen un criterio formado sobre como trabajar con actores. En las escuelas de cine, los directores no acostumbran a trabajar con actores más de 100 horas, y normalmente, tienen en su trabajo que conseguir un resultado… Sin embargo, durante horas y meses, el director habrá estudiado como mover una cámara, habrá analizado la forma sin ir al fondo. Su trabajo es insuficiente para estudiar el proceso de creación de un actor. 

Los directores se han acostumbrado a juzgar a un actor por gustos personales, pero no conocen los criterios básicos de lo que funciona en la comunicación actor- espectador. Se juzga con “apreciaciones”, a la ligera. El actor se prepara al final en cómo puede conseguir otro/ s castings, o cómo impresionar en los 5 o 10 minutos, pero pocas veces el actor joven tiene la información y formación necesaria para crear un personaje.

En un casting, un director puede encontrar actores que quieren conseguir cualquier trabajo, o actores rebeldes que se arrastran al casting como si fueran al matadero, en contradicción consigo mismos. Están confusos, frustrados, resienten el ser juzgados por personas que no quieren trabajar con él/ella. Todas las personas que están envueltas en este proceso(directores, directores de casting, agentes, actores, secretarias…) lo ven como un momento desagradable y a pesar de eso, no hacen nada para cambiarlo a mejor.Muchas veces, el director ya tiene asignado su personaje a un amigo y es literalmente arrastrado a hacer el casting. Otras veces, un actor es elegido por el gusto del ejecutivo de la cadena, que muchas veces no ha pisado un rodaje ni entiende el proceso creativo de un actor ni de un director.

Aún así, hay castings donde el actor paga literalmente por ir. Hemos llegado a ver que se organizaban castings en los que hay que pagar una cuota para acceder a ellos.!! ¿?

Históricamente, los castings han aparecido por la necesidad de encontrar actores para producciones televisivas donde rápido y no importa, son las palabras claves para adaptarse al trabajo. El cine ha sido otra cosa. Se buscaba con esmero un actor o una actriz porque se pretendía que una película se viera muchas más veces y en muchos países. Muchas otras veces se organizan castings masivos para obtener publicidad barata, acostumbran a ser películas sin alma, donde la cantidad importa más que la calidad. 

Otras veces se organizan castings para producciones en otros países donde los que deciden no pueden estar presentes, son entonces, castings necesarios si los actores no son conocidos. La mayoría de los castings de calidad, son cerrados al público, porque el secreto sucio es que hay ya muchos actores profesionales que pueden hacer el mismo personaje.

El número de actores que creamos en las escuelas multiplica por miles los que la industria del país necesita. En otros países, las escuelas son filtros para conseguir trabajo, al igual que el sindicato. Pero no es así, todavía, en España.


No hay signos en la industria mundial para que el número de películas realizadas se amplíe en cada país, sin embargo, al no tener directores ni productores con criterio suficiente para ver la calidad interpretativa al escoger a los actores, se les elige por gusto personal, repitiendo una vez y otra para elegirles, los mismos criterios de belleza, cánon en el el que más o menos hombres y mujeres están muchas veces, de acuerdo. Así, sin criterio profesional, se crea la ilusión en todos los jóvenes, que pueden llegar a ser famosos mañana no por su calidad al interpretar, sino por su belleza o su arrogancia, sin darle importancia a su preparación teatral o cinematográfica.

Los jóvenes actores que han elegido unos estudios de 4 años para el ejercicio de su profesión ven con asombro que otros que no hablan bien, que no actúan bien, pero que ejercen su misma profesión sin verguenza, sin ninguna preparación para mejorar su comunicación con el espectador, conectan con un público y continuan ejerciendo una profesión sin haberla estudiado. En realidad, los contratos son cada vez por menos dinero y por menos sesiones de trabajo y con menor protección sindical. Pero hay más cantidad. Más cantidad y peor calidad.

Entre todos los profesionales, contribuimos a dejar entrar en la industria a aficionados. Ante una profesión cada vez con menos calidad y profesionalidad, los actores se sienten frustrados, impotentes. Olvidamos que podemos contribuir a que se haga mejor. No sabemos por dónde empezar y normalmente, nos callamos, por que necesitamos el trabajo…

Los castings masivos, dejan en el actor y en el director, una sensación de frustración y de tiempo perdido. Actor y director sienten que no han podido comunicar, ambos han sentido la presión del momento, el cansancio, no pueden retener a nadie viendo un actor detrás de otro, sienten la presión de los que están esperando. Preguntaros si os gusta trabajar en estas condiciones que no son profesionales, busca una mejor manera de que te conozcan. Genera tu propio trabajo.

Generalmente, en un casting, actores y directores están convencidos que el encuentro no ha servido para conocerse en las mejores condiciones ni de trabajo ni personales. Por ello, tenemos que preguntarnos si realmente necesitamos un casting cuando queremos actuar en una película y como directores, debemos preguntarnos si el casting es necesario si queremos encontrar a buenos actores. 

Si hemos decidido estar inmersos en un casting, podemos preguntarnos, como hacerlo mejor para poder generar en el proceso un lugar de encuentro amable, divertido que genere el deseo del trabajo conjunto.

Es un proceso doloroso para todos los que están en él. Para hacerlo lo más agradable posible recomendamos al DIRECTOR:


1. Dar la máxima información al actor que puedas (guión, descripción de personaje, función de su personaje en la escena y en el guión, etc.)
2. Intentar tener la máxima calidad técnica de sonido e imagen para que el proceso de producción y revisión del trabajo realizado con el actor sea placentera y agradable
3. Exige tiempo y calidad en el encuentro con cada actor
4.  Entiende que el actor está tan nervioso como lo está el director
5.  Mantén la esperanza de que cada actor que entra por la puerta es el actor que buscas
6.  Recuerda que es una parte fea del proceso, pero posiblemente una de las más importantes
7.  Colócate en el eje de cámara para poder observar lo que se ve en cámara y para ayudar al actor a focalizar su energía
8.  Ríete cuando es divertido, llora cuando lo que ves es triste y si puedes, ofrece al actor dos o tres intentos para probar la misma cosa
9.   Si puedes, encuentra una escena donde el personaje tiene mucho que decir y que tenga sentido hacerla en una oficina de casting: no hay nada más complicado que pretender en una oficina que eres un piloto de un helicóptero a punto de estrellarse
10.  Escoge a un director de casting que tiene una memoria enciclopédica de actores, capaz de comprender la realidad de la película, tenaz, imaginativo, que respete el trabajo de los actores.
11.  Recuerda que los actores que admiras, son los que han creado un personaje, no los que son el personaje
12.  Recuerda que hay muchos actores buenos que no saben hacer buenos castings
13.  Recuerda que el director necesita un actor aliado, con capacidad para aportar conocimientos, no una persona que manipulas para obtener un resultado
14.  Recuerda que la apariencia física se puede modificar
15.  Recuerda que el director de casting es el aliado del director pero también del actor
16.  Ayuda a profesionalizar los castings invirtiendo tiempo. Pero recuerda que el casting no es un ensayo, porque un ensayo ya tiene que ser remunerado.

El buen director busca de un actor:

1.    COMPROMISO
2.  ACTITUD POSITIVA RESPECTO AL MATERIAL QUE SE LE OFRECE
3.    VOLUNTAD EN COMUNICAR
4.    OBSERVACIÓN
5.    IMAGINACIÓN
6.    CONFIANZA EN SI MISMO
7.    TÉCNICA
8.    CORAJE

Estas aptitudes se descubren mejor en una entrevista personal que en un casting, porque se fuerza al actor a ser“juzgado” durante la interpretación, sin el mismo compromiso por parte del director en jugar y a realizar un trabajo sin la posibilidad de que el actor sea creíble ni esté en situación.

Recomendamos al ACTOR

Antes del casting: 

1.   Infórmate del trabajo previo del director y del director de casting, ve sus trabajos, estudia con quien han trabajado 
2.  Exige la máxima información del texto que puedas antes del casting (guión, descripción de personaje, función de su personaje en la escena y en el guión, etc).
3.  Recuerda que el director de casting es el aliado del director y del actor.
4.  Exige tiempo con los que deciden
5.  Intenta que tu apariencia refleje la esencia de lo que busca el director
6.  Recuerda que hay muchos actores buenos que no saben hacer buenos castings
7.  Ayuda a profesionalizar los castings y recuerda que el casting no es un ensayo, porque un ensayo ya tiene que ser remunerado. El casting aporta información que puede ser empleada posteriormente en el desarrollo de la producción, el trabajo se debe realizar cuando el actor empieza a cobrar, no en el casting.
8. Trabaja honestamente con el director partiendo del “juego”

En el casting:

1. Conoce el lugar en el que se realizará el casting: Intenta ir más pronto para hacerte dueño del lugar. Intenta que la experiencia sea placentera y agradable
2. Focaliza tu energía en comunicar a cámara, es lo que verán después…
3. Entiende que el director está tan nervioso como lo estás tu, intenta crear un ambiente de confianza
4. No te muestres “necesitado” para obtener el trabajo, ten dignidad.
5. Establece comunicación de doble vía, conoce qué piensa el director (retroalimentación)
6. Busca que exista química en el equipo de trabajo. No siempre encontramos las personas con las que nos gusta trabajar. Es una decisión de ambos.
7. No preguntes por el resultado, es signo de desesperación.
8. Sé lo más profesional que puedas. Da confianza. 
9. No les des trabajo. Soluciona sus problemas teniendo 100% de compromiso en lo que actúas.

Una de las primeras cosas que aprendí acerca de interpretar, es que la única persona con la que compites eres tu mismo.


Escribe aquí tu comentario sobre tu propia experiencia en castings, compartamos información!!!