Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /usr/home/fundacionfirstteam.org/web/wp/wp-includes/widgets.php on line 546 Lucas Trapaza, Demasiado Temprano – Fundación Internacional firstteam

Blog

Lucas Trapaza, Demasiado Temprano

Cuando alguien, que conmovió la gente con su generosidad, su sentido de humor y su amor, muere, es demasiado temprano.

Cuando alguien muere tan joven, tan vital para el mundo con esa sabiduría para compartir como un niño es siempre demasiado temprano.

Lucas Trapaza murió ayer a la edad de 46 años, solo unos años mayor que yo.

Él era un payaso en el mejor de los sentidos. En su interpretación, sus interacciones y estoy seguro en su trabajo como profesor. Él era un hereje en el mejor sentido. Su herejía había encontrado una forma diferente de ver el mundo y hacer reír.

Hace algunos años, tuve el honor de enseñarle y seguimos trabajando juntos después de esas clases. Ilustró el libro de Assumpta con sus caricaturas irreverentes. Parecía muy fácil para él. Era algo innato en él, trabajar en un equipo y cumplir todas las promesas. Como profesor, aprendí mucho de él.

Recibí el mensaje anoche de un querido amigo, quien también, le conocía, aunque no estoy muy seguro de cómo se habían conocido.

Se lo dije a Assumpta y estábamos los dos impresionados.

Esto no es como una película que termina a la mitad, o un programa de televisión que se canceló, o llegando al final de un libro encontrar que la historia está incompleta. Es como descubrir que una gran isla ha desparecido entre las olas, con todas de las posibilidades que la población podría haber tenido.

Ahora, no hay nada salvo el agua tranquila encima de una brillante esperanza, una esperanza que, ahora, está escondida debajo la oscura y fría agua.

Hemos perdido muchos talentos este año. Pocos con los que hemos tenido la oportunidad caminar juntos.

Como las gaviotas dan vueltas y se deslizan arriba, clamando como niños perdidos, sus voces gritan, “demasiado temprano, demasiado temprano.”

Y el payaso se quita su maquillaje, deja de lado su nariz roja y vemos que sus lágrimas solo estaban pintadas para que nuestras lágrimas puedan ser reales. 

Traducido por Jessica Salter