Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /usr/home/fundacionfirstteam.org/web/wp/wp-includes/widgets.php on line 546 El Comienzo de una Bonita Amistad – Fundación Internacional firstteam

Blog

El Comienzo de una Bonita Amistad

Cinco. Cinco son los guiones que esperan encima de la mesa de reunión del equipo de rodaje de la fundación First Team. A unos pocos días de grabación llegó el quinto, servicio al cliente, sin lugar a dudas el que más se ha hecho esperar. Cinco historias completamente diferentes que suceden entre las paredes de un hotel. Dar vida a estas cinco historias es el reto que se plantea al equipo.


Desde que sonara el pistoletazo de salida la fase de preproducción ha sido, como en la mayoría de ellas, una locura. Todo parece fácil, al principio no hay obstáculos. Hay unos objetivos como conseguir un catering pero aquello que parecía sencillo se convierte, como en la mayoría de las tareas de preproducción, en un quebradero de cabeza. Tiene que ser algo que se ajuste al presupuesto, que guste a la mayoría del equipo, que aporte energías, que esté cerca de rodaje para no transportarse en grandes distancias,… al final todo sale, esa es la magia.

No sabes cómo pero al final todo sale” repite Minerva Gormis, la directora de producción, intentando infundir ánimos en la plantilla. En su lista tiene mil y una cosas que hacer pero aún así consigue tiempo para preocuparse por las personas y para infundirlas ánimo. Sus palabras encierran una gran verdad, al final todo sale. Hay mucho esfuerzo de por medio, vueltas de arriba a abajo por las calles del entorno, incontables llamadas y conversaciones para llegar ha conseguirlo, pero merece la pena.

Comienza y no se detiene por nada ni por nadie. Elrodaje avanza hora a hora, minuto a minuto y a lo largo de todos ellos los ánimos son los mismos, las ilusiones también. El único indicio que delata que hubo una jornada anterior son las ojeras, unos círculos amoratados que acompañan a todo el equipo e incluso a actores. Pero no importa, de igual manera la maquinaria ya está en funcionamiento y cada uno sabe lo que tiene que hacer. El ajetreo es palpable, el ir y venir del grupo de cámara e iluminación se traduce en un murmullo constante de pasos, del roce de la ropa con el metal y el plástico del material, de respiraciones fuertes. Un murmullo que se enreda con la charla en vestuario y maquillaje. Un retoque de labios acá, un poco más de rímel allá y está lista.
¡Necesito a Carmen y a Raúl ya!” se escucha desde dirección, los ayudantes corren en busca de los actores. Todo es prisa antes de rodaje. La comodidad de las habitaciones del Hotel Ganivet ayudan al equipo a no desfallecer. Pero sobre todo su magnífico aire acondicionado. Nadie que no haya estado en rodaje, nadie que no haya vivido en su propia piel estar encerrado en una habitación junto con otras doce personas, con una máquina de humo inundando la atmósfera de un aire asfixiante, mientras los 38º al sol de mediados de julio calienta el ambiente.

¡Vasos de agua!”, “¡La pantalla de sesenta!”, “¿Dónde está el cuadro?” son algunas de las frases que cruzan el pasillo de la primera planta del Ganivet. Los empleados de este atienden con suma paciencia las peticiones de un rodaje que va a corto por día. Nunca las palabras de “¡Cortamos para comer!” sonaron tan bien. Durante una hora el volumen de la risa y de las charlas se elevan libres por fin del silencio sepulcral que impone el: “ prevenidos. ¡ACCIÓN!”


Durante la hora de relax mil y una experiencias diferentes vuelan de unos oídos a otros. Ferran, uno de nuestros actores nos deslumbra con su voz de tenor, nuestro segundo ayudante de dirección nos reclama a los madrileños que le hagamos un cocido,…. Y vuelta a empezar.

Según pasan las horas el ritmo se acelera y la presión por los planos que quedan por hacer se incrementa. En las frentes se dibujan arrugas de preocupación, cada par de ojos concentrados en un punto diferente. Monitor, posiciones de actores, iluminación, retoques de maquillaje, atrezzo y vestuario que no se dañe. Son mil detalles que esta pequeña orquesta de 35 intenta dirigir a un punto final en donde las notas musicales son sustituidas por las imágenes.

Corten, ya estamos” o palabras por el estilo son las que los oídos de los componentes del cortometraje ansían oír. Y cuando llegan todo se detiene durante unos segundos, como si cada una de las mentes necesitaran asegurarse de la veracidad de estas. No todo ha acabado todavía toca recoger. Cuando este momento llega es cuando las personas se dan cuenta de todo lo que realmente hace falta para hacer llegar al espectador una imagen que parece simple a primera vista. Vivir la complejidad que se esconde detrás de estos pequeños fragmentos llenos de significado es lo que nos impulsa un día tras otro a acudir a las órdenes de citación de rodaje. 
 


Han sido 15 días para algunos y 6 para otros pero ante todo ha sido, y será, una experiencia inolvidable. Cuando el “corten, ya estamos”se convierte en el último de todos además de los aplausos que resuenan en el set se respira cierta melancolía. Son sólo pequeños reflejos de tristeza por lo que acaba y ya no volverá. Ha sido una gran experiencia y en parte nadie quiere que se acabe. Aquí se han hilado lazos que con un poco más de empeño seguramente se conviertan en el comienzo de una bonita amistad.

Lucía Ayllón – Jefa de Producción