“Una buena fotografía te dará un nuevo trabajo”. Porque quiero que trabajéis los que tenéis relación con first team y quiero pasar mi propia experiencia en hacerme fotografías con más de 150 fotógrafos en muchos países. 
En tu carrera te evitará errores si sabes la imagen que quieres proyectar, si eres capaz de crearla y estás cómoda en ella. Haz una sesión de fotografías con un buen fotógrafo con la estrategia que te ofrezco, prueba seguir los pasos del antes y después para conseguir comunicar lo mejor que llevas dentro.  Y después, escribe tus comentarios para que pueda también  servir tu experiencia a otros. Este artículo pretende ser útil. Déjame tu comentario al final y DIME SI LO HA SIDO!!! :))
El actor debe conocer el mensaje que su rostro emite. ¿Qué es lo que los demás ven en nuestras caras? ¿Qué es lo que nos han dicho nuestros amigos y gente que no nos conoce?

El actor de cine es, en sí mismo, un personaje por la manera en que aparece ante los ojos de los demás. La imagen de una fotografía es siempre el contacto que los directores van a tener con el actor, la fotografía en papel queda colgada de paredes en las oficinas de los que deciden. Una buena imagen es a veces más útil que un videobook.
El director estará buscando a alguien que responda a la imagen del tipo ideal de personaje que él tiene en mente. Hay que darle lo que quiere. Hay que saber lo que el director busca  y enviarle la fotografía justa, la que cuente algo de la historia que él quiere contar.



Pero también el actor deberá mostrar diferentes registros que, a poder ser, informen de manera rápida y eficaz de rasgos de tu “personalidad” que coincidan con la imagen del personaje que están buscando. En realidad, una buena fotografía, debe expresar un “quiero”, una intención, incluso debe contar una historia, para que sea eficiente. Una buena fotografía cuenta hasta un conflicto.

Así, en una buena sesión de fotografía, necesitaremos comunicar a la cámara, en cada foto, una voluntad, una intención, como lo hacemos para interpretar un personaje.No podemos estar vacíos delante de una cámara, debemos constantemente comunicar, ser cómplices con ella de lo que queremos, de nuestros deseos más íntimos..

Mirar fotografías de las mejores modelos y entended que ha proyectado en la cámara el personaje retratado: ¿la seducción, el abandono, la fuerza? ¿Inspiran protección, simpatía,…? ¿qué provocan?

De la misma manera, “los actores tenemos que elegir dar a cámara aquello por lo que los otros nos identifican fácilmente, aquello en lo que estamos cómodos comunicando y aquello nuevo que nos gustaría comunicar.”

Tenemos que saber qué necesitan nuestros agentes para “vendernos” como actores polifacéticos. Y como actores profesionales. No hay nada peor que en la primera entrevista nos tachen de “no profesionales”. Ser profesional quiere decir tener información de lo que la industria pide y de cómo ésta acostumbra a obtenerlo. Hay que investigar cómo los otros lo hacen, saber cómo ser único o muy bueno en aquello que tienes facilidad para hacer.

Primero, tenemos que elegir qué comunicar. Nosotros mandamos información a la cámara, si tenemos miedo en comunicar, se verá.  En una sesión fotográfica, es conveniente que el actor elija todas aquellas facetas que le van a dar personajes que le gustaría interpretar. Un actor no sólo ha de buscar “estar guapo o favorecido”, ha de buscar también su propia personalidad y estilo. De esta diferenciación con la “belleza a la carta” saldrá nuestra originalidad y nuestra mejor tarjeta de presentación para nuestros futuros trabajos. (Ej.: Rossy de Palma, Madonna)
RELACIÓN FOTÓGRAFO – ACTOR:
El actor no quiere sólo el estilo del fotógrafo, quiere que le ayude a crear el suyo.

Una buena sesión fotográfica debe producir un mínimo de cinco buenos retratos que sirvan al agente del actor para dar diferentes imágenes que expresen rasgos de personalidad distintos. Insistamos antes de la sesión en la necesidad de obtener los cinco. A veces tendremos que hacer más de una sesión, por eso es conveniente pactar antes un precio a tanto alzado por las cinco fotos.

ANTES DE LA SESIÓN:
Diferentes fotógrafos tienen diferentes estilos, viendo sus fotos encontraremos el que más se adecue a nuestra personalidad.
  • Mira siempre las fotografías que ha hecho el fotógrafo. Estudiad las fotos que más os gusten, pensad por qué, hablad de ello con el fotógrafo antes de la sesión.
  • Es útil averiguar qué piensa el fotógrafo de las fotografías que nos gustan, las que nos hemos hecho antes y lo que quieren conseguir al fotografiarnos. Llevemos alguna fotografía que nos guste –nuestra  o no  para que el fotógrafo entienda mejor lo que deseamos conseguir.
  • Identifica qué ven los demás en nuestro rostro: 
    • ¿Qué nos dicen los amigos de nuestra belleza?
    • ¿Qué nos dicen los demás de nuestra personalidad?  
  • Elige rasgos de personalidad que te gustaría interpretar, que representen personajes que te gustaría interpretar 
    • Elige intenciones para expresar los rasgos elegidos. 
    • Elige rasgos de personalidad que veas más en fotografías (lo que los demás están acostumbrados a ver)
    • Elige intenciones para expresar los rasgos que el mercado más necesita
    • Elige vestuario y objetos acordes a lo que decides expresar

 

 

PRIMERA ENTREVISTA CON EL FOTÓGRAFO:

  • Habla de lo que normalmente te han fotografiado. Enséñale alguna fotografía que te guste y que no te guste.
  • Comunica lo que quieres expresar en las fotos, qué resultados quieres conseguir.
  • La iluminación, la elección del objetivo de la cámara, los colores y materias del fondo y también los objetos que aparecen en plano revelan la creatividad de dicho fotógrafo., pero ponte de acuerdo en todos los detalles, también de vestuario y maquillaje para estar seguros que los dos tenéis el mismo objetivo al hacer las fotografías. 
  • Elige canciones que puedan inspirarte a diferentes estados de ánimo que hayáis elegido fotografiar.
  • Estudia la luz que quieres con el fotógrafo antes de la sesión, comentando la luz que te gusta de otras fotografías o de sus trabajos fotográficos
     DURANTE LA SESIÓN  
  •      Pon la música elegida. Te ayudará si en la primera fotografía empezáis por un primer plano, y por la intención más fácil para ti. 
  •      Entiende la luz. Descubre donde el fotógrafo ha elegido luz y donde sombra para comunicar o revelar en oscuridad. 
  •      Observa el resultado de la primera fotografía, que generalmente sirve al fotógrafo para observar la luz. Pídele verla para entender lo que puedes expresar en ésa luz y en ésa situación. 
  •       Elige la primera intención fuera de la luz.Si el fotógrafo está listo, exprésala a cámara rotando despacio, de izquierda a derecha o de derecha a izquierda. Recordemos que la cámara de fotos tiene también su propio ritmo. Tenemos que darle intenciones cuando pueda recibirlas. 
  •      Cuando el fotógrafo dispare una foto, quédate en esa posición y controla la mirada, es mejor que esté normalmente en la misma altura que está la cámara, pero a veces ayudará si la mirada la colocas fuera de cámara, arriba o abajo para que la fotografía sea “robada”, o más “íntima”. 
  •      Te ayuda en la posición donde él te haya fotografiado, es decir donde él ve la mejor luz, subir y bajar el mentón. Te ayudará a colocar mejor la intención elegida para que no te notes “bloqueado/a”. La nueva posición te podrá inspirar una nueva intención. Ten siempre un diálogo interno, y muéstralo a cámara. No te quedes sin cosas que contar. 
  •      Acaba la rotación despacio y cambia de nuevo la intención fuera de cámara, elige otra intención y comunícala rotando de nuevo, despacio, de derecha a izquierda.
  •       Dos taburetes uno grande y otro pequeño, te dará suficientes posiciones de tu cuerpo para ir variando de imagen y llenar la cámara con interesantes propuestas. Procura siempre sentirte cómodo y expresar la intención que deseas. 
  •       Marca tu el ritmo en la sesión. Si estás vacío de cosas que contar tendrá menos fuerza la fotografía. El miedo paraliza, cambia de posición si estás “vacío/a”. Manda información pensando intención (monólogo interior) a cámara. 
  •       Busca comunicar a cámara, aunque no la mires directamente. Haz cómplice a cámara de tus pensamientos mientras giras. De izquierda a derecha y de arriba a abajo

Algunos fotógrafos, intentarán “hacer sentir bien al actor” durante la sesión. A veces eso es contradictorio con lo que el actor necesita comunicar en las fotos. Otras veces, tenderá a ocultar lo que nos disgusta de nosotros mismos y a lo mejor son estos rasgos los que mejor definen nuestra personalidad y originalidad y por los que podríamos ser requeridos y elegidos. La fotografía de perfil no interesa mucho al book como actor.

Necesitamos como profesional, ver los ojos y que la fotografía nos cuente una historia, nos revele una personalidad. Para el book de fotografías de actores, necesitamos proyectar diferentes personajes, sin disfraz, buscando en nosotros todos los registros que podamos contar, los que son naturales a nuestra propia personalidad y los que fabricamos o los que quiere el mercado.

Según nuestra experiencia, no hay demasiados buenos fotógrafos especializados en actores en España. Normalmente, su especialización consiste en fotografiar bellezas a la moda, donde la arruga de un pantalón o de la cara es más importante que una buena expresión.

Hay fotógrafos que buscan sólo el erotismo, otros que buscan efectos artísticos sin amar al personaje que están retratando y otros que suelen trabajar en prensa, donde los ojos y la sonrisa a cámara es lo esencial. Recordemos que las buenas fotografías de actores deben ser personales, favoreciendo lo que cada uno tiene de único y mostrando diferentes registros de lo que podemos dar.

En Francia y en EE.UU. hay fotógrafos especializados en actores, que toman todo el tiempo necesario para investigar la originalidad de cada actor y que tienen imaginación para buscar el ambiente adecuado a cada uno. Estas sesiones son caras. Son profesionales.

Una buena sesión, a veces consta de fotografías en exteriores (calle, pared de edificio moderno o antiguo), que inspira más al actor, aunque para el fotógrafo, es más difícil de controlar la luz. Intenta hacer un mix de exteriores y estudio en cada sesión fotográfica.

No es un trabajo fácil para nosotros fotografiarnos sin “un personaje” que nos ayuda a definir comportamientos y actitudes y que hemos elegido transmitir al público. Pero recordemos que también en las fotografías, tenemos que contar una historia, y que la elegimos nosotros para que sea personal y única. Nuestra propia cara cuenta ya originalidad.

Confiemos en nuestra imaginación y apliquemos horas para tener un buen resultado. Veamos muchas fotografías para encontrar nuestro estilo.

Hemos podido constatar que en cada país y momento hay “modas” de fotografías. El actor interesado en entrar en el mercado europeo tendrá que hacer nuevas sesiones fotográficas en los diferentes países. Normalmente, los agentes en cada país tendrán su opinión para hacer más efectiva nuestra imagen.

Os aconsejamos que todos los actores estéis continuamente actualizando vuestras fotografías con fotógrafos distintos, para tener una amplia perspectiva de lo que necesitáis y para que vuestras fotografías aporten diferentes versiones con registros distintos. Las fotografías deben ser distintas, pero no solo de vestuario sino que deben mostrar actitudes, deseos, incluso conflictos, que podemos expresar.

No busquéis  hacer la misma fotografía que pide el mercado. Intentad innovar, experimentar con vuestras ideas cotejándolas con un fotógrafo profesional. Cosechad un amplio feedback de las fotografías que tenéis hechas para entender por qué funcionan y para qué sirven y también para quién.

Los directores buscan en la fotografía, encontrar el personaje que tienen en la cabeza, y que normalmente tienen escrito. Intenta saber el personaje que buscan para hacer una fotografía acorde si no la tienes ya en tu book.

Las fotografías que vuestro agente mande para tal o cual trabajo, deben ser distintas para cada personaje. Discute con él / ella el resultado de las tres o cuatro fotos que te gusten más. El / ella, sabe mejor lo que piden, lo que buscan a cada momento. Escúchale para que en la siguiente sesión fotográfica, le des la imagen que no ha encontrado en la sesión anterior.

La opinión profesional de agentes y directores de casting son tanto o más valiosas que la opinión de las personas que os quieren y conocen. Busca el consejo de otros actores, de fotógrafos, de agentes y directores de casting profesionales.

Las fotografías profesionales son caras, porque lleva mucho tiempo y esfuerzo encontrar imágenes que son las que os van a procurar trabajo. Es una inversión necesaria, útil. Gastar en tener unas fotografías eficaces, que demuestren registros, que sean únicas, es en gran parte, el éxito de tu permanencia en la profesión.

No escatimes reflexión sobre ello, ni inversión de dinero o de tiempo. Busca siempre el fotógrafo profesional que esté contento trabajando contigo. Pregúntale por que la hace. Inspírale para que tenga toda la creatividad e ilusión  de trabajar contigo.  La actitud del fotógrafo y la tuya, debe ser siempre positiva, las “ganas” de hacer es directamente proporcional con los resultados de querer comunicar. 

Trata de sorprender a tu agente o a profesionales con fotos que funcionen, profesionales. Renueva el book de fotografías a menudo. No hay que fiarse de quien os hace una sesión de fotos barata y rápida y de quien no tiene tiempo para discutir contigo los objetivos de la sesión.

Recordad que necesitamos estar llenos de cosas que hemos elegido contar, a cámara, como cuando rodamos una escena, una película.

“La cámara es nuestra ventana al espectador, lo que le comunicamos tiene que ir directo a su corazón.  Una buena fotografía sigue siendo nuestra herramienta de presentación más poderosa.”


Assumpta Serna
Presidenta Fundación First Team